Liderazgo sin género

‘STEMPRENDEDORAS’

WeXchange es una plataforma que conecta a emprendedoras de alto crecimiento de América Latina y el Caribe con mentores e inversores. Todos los años organiza foros en los que reúne a mentores, inversores y expertos de 17 países. Susana García-Robles, cofundadora, hace alusión a los objetivos y desafíos de las mujeres a la hora de emprender y buscar financiamiento.

Por Federica Chiarino | @FedeChiarino

“WeXchange nació a partir de la idea de reunir en un mismo lugar a miembros de diferentes comunidades de emprendedores, con dos objetivos: reconocer y fortalecer a las mujeres emprendedoras y conectarlas con mentores, inversores, modelos a seguir y otras emprendedoras exitosas”, dijo a Empresas & Negocios Susana García-Robles, cofundadora de WeXchange.

La plataforma surgió en el 2012, como una iniciativa del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), en busca de aplicar una perspectiva de género a todas sus operaciones. Al implementar esta nueva perspectiva, el equipo de Financiamiento en Etapas Tempranas decidió adoptar un enfoque emprendedor para ver dónde se podía agregar valor a mujeres emprendedoras. “Luego de incontables llamadas telefónicas a emprendedoras, inversores, mentores y a otros colegas de la industria, el enfoque para la intervención era claro: las mujeres emprendedoras necesitaban fortalecer sus redes de contactos”, contó García-Robles.

Con 17 años de experiencia en la industria del capital emprendedor en América Latina y el Caribe, el equipo de Financiamiento en Etapas Tempranas del Fomin contaba con los contactos internacionales necesarios para que sus objetivos se hagan realidad. En asociación con NXTPLabs, el equipo creó el concepto de WeXchange y su primera edición se llevó a cabo en Miami, en el año 2013.

Este año, WeXchange se llevará a cabo en Buenos Aires, Argentina los días 14 y 15 de noviembre, como parte de Demand Solutions, un evento que reúne las mentes más creativas del mundo para discutir soluciones innovadoras a los retos del desarrollo en América Latina y el Caribe. WeXchange le ofrece a mujeres emprendedoras la oportunidad de ampliar su red de contactos, acceder a mentores e inversores, y participar en el Pitch Competition, un certamen de negocios que premia a la emprendedora más dinámica e innovadora de la región.

WeXchange, en su edición 2016, estará enfocado en mujeres emprendedoras en STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática por sus siglas en inglés). Según García-Robles, “las (y los) ‘STEMprendedores’ buscan resolver problemas utilizando sus conocimientos de tecnología, matemáticas, ciencia o ingeniería. Combinan su educación en áreas STEM con habilidades y la pasión por los emprendimientos, creando compañías innovadoras que resultan muy atractivas para inversores de capital emprendedor”.

Muchas veces estos emprendimientos tienen un alto impacto medioambiental o social. “A veces han iniciado sus startups desde una enfermedad en la familia, o el deseo de ayudar a poblaciones en desventaja”, comentó García-Robles. El espectro de disciplinas STEM dentro de los emprendimientos puede ser muy amplio, más allá de los clásicos desarrollos de aplicaciones y proyectos con base en la web, robótica e internet de las cosas. Puede abarcar desde temas de sustentabilidad, manejo del agua, saneamiento e higiene, hasta desarrollos médicos, de biotecnología. Incluso, existen proyectos que vinculan la moda y el arte con desarrollos científicos y tecnológicos.

Dentro de Uruguay, García-Robles mencionó dos casos de emprendedoras STEM. La primera es Victoria Alonsopérez, CEO de IEETech y creadora de Chipsafer, una plataforma de monitoreo vacuno. El otro caso es el de Margot Ferreira, creadora de Madame Hibou, una marca de indumentaria que une el diseño y la ciencia.

La era del trabajo mental

¿Cuál es la importancia del sector STEM?, ¿por qué centrarse en esa área? Durante las últimas décadas, el mundo laboral sufrió profundas transformaciones. El desarrollo de la tecnología, la automatización, la robótica y la aparición de la inteligencia artificial sepultaron definitivamente la era del trabajo manual y dieron paso a la era del “trabajo mental”. Esto abrió la posibilidad de realizar tareas más creativas, mejor pagas y con mayor impacto en la sociedad.

Dentro de este contexto, según García-Robles, todos los indicadores apuntan en la misma dirección: aquellos  profesionales que se hayan formado en el campo de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas serán los más demandados, tendrán mejores perspectivas de desarrollo profesional y, obviamente, lograrán ingresos más altos. “Y en el caso de startups, aquellos emprendimientos que tengan dentro de su equipo fundador profesionales de estas áreas tenderán a multiplicar su valor considerablemente”, explicó.

“Si bien existe un número de iniciativas que enseñan a mujeres a programar, se trata apenas de la punta del iceberg: necesitamos asegurar que la proporción de graduados en carreras STEM tenga un mayor balance de género”, dijo García-Robles. Se trata de las habilidades sumamente útiles para crear empresas innovadoras y buscadas por inversores.

La cofundadora de WeXchange contó sobre una investigación de EY que dio como resultado que los hombres tienden a atreverse más a lanzar startups en áreas STEM, mientras que las mujeres tienden a permanecer en sectores más tradicionales como alimentos, servicios empresariales, manufactura, etc. “¡Cambiemos esto!”, enfatizó.

WeXchange está dedicado a mujeres emprendedoras que lideren negocios innovadores con alto potencial de crecimiento, enfocadas en América Latina y el Caribe, interesadas en acelerar el crecimiento de sus compañías. Se buscan también inversores interesados en la región, mentores con experiencia en asesoramiento de empresas y expertos del mundo del emprendimiento.

La plataforma ofrece a las emprendedoras la oportunidad de participar o asistir al Pitch Competition, donde un jurado elegirá a la emprendedora más innovadora y dinámica de la región. También recibirán mentorías personalizadas y en grupo, para resolver temas clave en su empresa, hacer networking con actores del ecosistema emprendedor y asistir a sesiones de formación práctica guiadas por emprendedores con experiencia.

a-susana-garcia-robles“Una vez más, vamos a derribar mitos, esta vez el de que no hay mujeres preparadas en las carreras STEM para emprender de una manera sostenible, con impacto y retornos financieros”.

“Nos entusiasma el poder tener una buena muestra de compañías en donde las mujeres lideran y son disruptivas e innovadoras, con alto potencial de crecimiento”, dijo García-Robles. La próxima edición del WeXchange se realizará en Argentina ya que, según sus responsables “es un plus, dado el alto nivel de innovación y emprendimiento y viendo cómo el gobierno comienza a apoyar con medidas concretas a los emprendedores”.

Entre los objetivos para este año, WeXchange quiere atraer a inversores que se animen a comenzar un dialogo de potencial inversión con cada una de las finalistas del pitch, y otras que conocerán durante la sesión de mentoría.

“Una vez más, vamos a derribar mitos, esta vez el de que no hay mujeres preparadas en las carreras STEM para emprender de una manera sostenible, con impacto y retornos financieros”, dijo García-Robles. El evento contará con grandes aliados, como el propio gobierno de Argentina, NXTPLabs, Endeavor, Mercado Libre, Softlayer, entre otros.

Pisando cada vez más fuerte

Para García-Robles, la principal dificultad que tienen las mujeres, por su género, para emprender radica en las redes. “Las redes de las mujeres tienden a ser más pequeñas que las de los hombres y, además, suelen estar compuestas por familiares y amigos más que por personas externas. Esto hace difícil que puedan obtener consejos estratégicos y conexiones con inversores”, opinó.

Otro factor influyente de la desventaja de las emprendedoras respecto a los hombres son los sectores. En el sector tecnología de punta, según la ejecutiva de WeXchange, las mujeres están más presentes como consumidoras, pero su presencia como profesionales es “significativamente menor”.

García-Robles mencionó el estudio ‘WeGrow: Liberando el Potencial de Crecimiento de las Emprendedoras en América Latina y el Caribe’, que compara las oportunidades y desafíos de emprendedoras y emprendedores de la región. Los resultados de este estudio muestran que mientras que el 40% de los hombres se apunta en sectores tecnológicos -computadoras, internet, software-, sólo está allí el 6% de las mujeres. Por el contrario, el 40% de ellas se orienta a servicios, retail o alimentos y bebidas, sectores que atraen a solo el 11% de los hombres. El estudio señala que las mujeres se inclinan más por los negocios “lifestyle”, que quizás no presentan tantas expectativas de alto crecimiento y globalización.

“En el mundo de los negocios, las mujeres son blanco de conceptos culturales erróneos. Existe una noción prevaleciente de que ellas son más adversas al riesgo, algo que considero absurdo”, opinó García-Robles. “Esto, sumado al aún arraigado y erróneo concepto de que el rol de las mujeres está alejado del mundo de los negocios, y aún más alejado de los negocios de alto impacto, no ayuda a posicionar a las emprendedoras como jugadoras relevantes en el mundo de los negocios”, agregó.

Siguiendo la tendencia global, la región ha ido ganando terreno en materia de emprendimiento de la mujer, pero aún queda un largo trayecto por recorrer. Más mujeres en carreras STEM (carreras que más potencial tienen para aportar al despegue económico), un acceso más democrático a fuentes de financiamiento (conexiones con un espectro más amplio de inversores, y la obtención de mayores volúmenes de capital), y la expansión de la red de conexiones con mentores que no sólo inspiren con sus historias de éxito sino que guíen a las mujeres a navegar su carrera emprendedora. Estos serán elementos claves para fortalecer a la nueva generación de emprendedoras que, según García-Robles, “ya vienen pisando cada vez más fuerte”.

“Hay razones suficientes para ser optimistas en cuanto a la evolución del rol de las mujeres latinoamericanas en el mundo de los negocios”, dijo García-Robles. “Los próximos 10 años pueden ser de un gran crecimiento en el acceso a oportunidades, y tal vez se comenzará a ver que ya algunas mujeres emprendedoras completan el círculo virtuoso de muchos emprendedores hombres: fundan compañías que crecen, las venden, fundan otras, las venden, y al ya tener un capital importante, comienzan a devolver a la comunidad actuando como mentoras e inversores ángeles”, añadió.


Innovación e impacto social

Éstos son los dos requisitos fundamentales para elegir al ganador del Pitch Competition. Se trata de una competencia de varios meses liderada por NXTPLabs, donde las emprendedoras pasan por diferentes jurados y filtros hasta llegar a las seis finalistas que se presentarán en WeXchange ante un jurado internacional.

La competencia está dedicada a mujeres emprendedoras que estén desarrollando proyectos que operen, total o parcialmente, en América Latina y el Caribe, en áreas de Ciencia, Tecnología, Matemáticas e Ingeniería; que piensen en grande y quieran escalar sus proyectos en forma rápida y sostenible.

Los requisitos para postularse al Pitch Competition son:
– Tener en el equipo, al menos, una mujer.

– Todos los integrantes deben estar dedicados full time.

– Cada participante podrá presentar una sola compañía por llamado.

– Contar con compañías operando en algún país de América Latina o el Caribe.

– Comprometerse a participar en todo el proceso de preselección y selección, así como también a la preparación en las sesiones de acompañamiento y mentoreo en caso de ser seleccionadas.

– Estar dispuesta a viajar para participar de la competencia final que se llevará a cabo los días 14 y 15 de noviembre de 2016 en Buenos Aires, Argentina.

– Haber recibido menos de un millón de dólares de financiación y que la compañía haya sido creada en los últimos tres años.

– Las compañías deberán contar con un MVP (mínimo producto viable).

– Se valorará positivamente a las empresas con un componente de innovación, alto impacto y alto potencial de crecimiento donde la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas sean piezas clave. Asimismo, deberán ser modelos de negocios escalables a nivel global.