Deutsche Bank: el banco más grande de Alemania y el “más peligroso del mundo”

Dilema > GOBIERNO ALEMÁN SE DEBATE ENTRE AYUDAR O NO A LA ENTIDAD

Sede del Deutsche Bank en Frankfurt - Pixabay

La turbulenta situación por la que atraviesa el Deutsche Bank parece confirmar que la firma se ha convertido en el eslabón más débil de la cadena de instituciones financieras más importantes del mundo.

El Deutsche Bank, la entidad financiera más grande de Alemania y uno de los mayores bancos de inversión del mundo, atraviesa un momento delicado que se agravó luego de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos planteara aplicarle una multa de US$ 14.000 millones por sus negocios con hipotecas subprime o basura. El mes pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) describió a la entidad como “el banco más peligroso del mundo”.

Un artículo publicado por el portal web BBC Mundo hace referencia a la problemática situación de la entidad alemana, y las posibles alternativas a las que se enfrenta.
En dicho artículo, se detalla que la semana pasada las acciones del banco alemán tocaron su mínimo histórico en medio de las preocupaciones sobre su estabilidad: el viernes 30 de setiembre perdieron más del 8% de su valor y bajaron por primera vez de la marca de los 10 euros (US$ 11). En este año la cotización del banco ya ha caído cerca de 58% desde su valor más alto en meses recientes, US$ 31 en noviembre pasado. En mayo de 2007, antes de que se desatara la crisis financiera internacional, las acciones se cotizaban en casi US$ 111.

Algunos analistas aseguran que la nueva caída se debe a informaciones difundidas en los medios de comunicación que aseguran que algunos fondos de capital de riesgo están retirando fondos del Deutsche Bank.

El mismo viernes el presidente de la institución, John Cyran, intentó tranquilizar a sus 100.000 empleados con un correo electrónico en el que asegura que las finanzas de la firma son sólidas y resta importancia a las afirmaciones de los medios.

“En algunos medios se pueden leer rumores de que algunos fondos de capital de riesgo nos han abandonado”, señala Cryan.

“Tenemos que considerar todo el panorama del banco, el Deutsche Bank tiene más de 20 millones de clientes. Sigan trabajando como hasta ahora, somos y seguiremos siendo un banco fuerte”, agregó.

Cryan también habla de “fuerzas” que quieren “debilitar la confianza” en el banco, con una “percepción distorsionada” que está provocando la caída de las acciones.

Sin embargo, la atribulada situación del Deutsche Bank solo parece confirmar que la firma se ha convertido en el eslabón más débil de la cadena de instituciones financieras más importantes del mundo.

El camino correcto

El hecho que ha llevado a la profundización de esta crisis de confianza en el Deutsche Bank, es una multa de US$ 14.000 millones aplicada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por las ventas de valores respaldados por hipotecas antes de la crisis financiera de 2008 (ver recuadro).

Los inversores están cada vez más preocupados por su estabilidad y parecen estar reaccionando a los informes que se publican en medios alemanes de que la canciller Angela Merkel ha descartado un paquete de ayuda financiera estatal para la institución.
En realidad, la posición del gobierno alemán no es clara.

A principios de esta semana surgieron informes de que las autoridades tenían planes provisionales para rescatar al Deutsche, lo cual es políticamente impopular.
Pero Eckhardt Rehberg, portavoz de la Comisión de Presupuesto del Parlamento, perteneciente al partido CDU de Merkel, indicó que se opondrá a cualquier ayuda.
Tal como le dijo a la agencia Reuters: “En este momento, yo descarto cualquier ayuda de capital. Eso no sería el camino correcto”.

Los problemas del Deutsche están teniendo un impacto en los valores bancarios en toda Europa, con pérdidas de hasta el 4% en las acciones de entidades británicas como Barclays y Royal Bank of Scotland, por citar algunos casos.

Riesgo global

Si bien el Deutsche Bank es mucho más pequeño que sus rivales de Wall Street, como JP Morgan y Citigroup, de todas formas mantiene vínculos comerciales con todas las principales instituciones financieras del mundo.

De esta forma, los temores sobre la estabilidad del principal banco de la mayor economía de Europa están trayendo recuerdos de la crisis financiera de 2008.

Deutsche, que una vez fue calificado como “la gran bestia del mundo bancario”, no está en posición de poder soportar el choque de la multa que enfrenta en Estados Unidos.
Tal como explica Simon Jack, editor de negocios de la BBC, la sanción “es casi el triple de la cantidad que el Deutsche había separado para ese propósito y pondría a sus finanzas, ya debilitadas, bajo inmensa presión”.

“Nadie espera que Deutsche pague esa suma de dinero, pero incluso la mitad le significaría un grave problema”, señaló Jack, quien interpreta que lo que requiere el acreedor más grande de Alemania es más capital, y éste solo puede surgir de tres fuentes: una de ellas, que ya empezó a tramitar, es la venta de sus participaciones. Para fines de año espera vender su porcentaje accionario en un banco chino. Pero con esto solo recaudaría unos US$ 4.000 millones.

Otra fuente de ingresos es vender más de sus títulos. “Con esto solo reduciría aún más el valor actual de sus acciones y esto es algo que hasta ahora se ha resistido John Cryan porque sería otra píldora amarga para los inversores que ya se han tragado pérdidas masivas”, explica Simon Jack.

La tercera opción, y al parecer cada vez más remota, es la ayuda del gobierno alemán.
Ocho años después de la crisis bancaria sería una medida extremadamente impopular e incluso quizás ilegal bajo las regulaciones de Estados Unidos.

Más peligroso

Los expertos, sin embargo, esperan que surja algún tipo de acuerdo para ayudar al banco.
Uno de ellos es la posibilidad de una posible fusión con su principal rival, Commerzbank, que también tiene sus propios problemas financieros.

El segundo prestamista de Alemania anunció planes para cortar casi 9.000 empleos, un 20% de su plantilla, para llevar a cabo una modernización en momentos en que, al igual que el resto de la banca europea, enfrenta tasas de interés muy bajas o negativas.

La otra posibilidad, afirman los analistas, es que el gobierno alemán ejerza presión a las autoridades estadounidenses para que reduzcan la multa.
Si todas estas opciones se descartan o fracasan, el banco más peligroso del mundo se volverá realmente peligroso.


Bancos zona euro recurren a dólares del BCE ante problemas del Deutsche Bank

Los bancos de la zona euro tomaron prestados US$ 2.800 millones de la línea de emergencia del Banco Central Europeo (BCE) el pasado miércoles 5 de octubre, uno de los mayores montos semanales desde la crisis financiera, debido a los problemas del Deutsche Bank y unas reglas de financiación más estrictas en Estados Unidos.

De acuerdo a la información consignada por la agencia de noticias Reuters, los nueve bancos no fueron identificados y sus razones para recurrir a la relativamente cara financiación del BCE son desconocidas.

Sin embargo, fuentes de bancos comerciales dijeron que las entidades de la zona euro están encontrando más dificultades para conseguir dólares en el mercado por una serie de nuevas reglas estadounidenses que entraron en vigor este mes y encarecen los costos de estas operaciones.

Una fuente del BCE dijo que las dificultades del Deutsche Bank complicaron también los intentos de otros bancos de la zona euro para conseguir financiación en dólares.
Esto provocó que las entidades acudieran en su lugar al BCE, que les permite tomar prestados todos los dólares que quieran -a condición de que tengan aval- usando una línea de intercambio creada con la Reserva Federal (Fed) estadounidense durante la crisis financiera.

“Hubo muchos problemas para la financiación con dólares en el mercado para los bancos europeos”, señaló la fuente.

Una herramienta que mide cuánto le cuesta a un banco de la zona euro tomar prestados dólares por tres meses EURCBS=ICAP está ahora en su punto máximo desde 2012, aunque bien lejos aún de los máximos tocados ese año y en el peor momento de la crisis financiera en 2008.

El uso por parte de los bancos de la subasta de dólares del BCE, que es más cara que tomar prestado en el mercado, ha declinado en los tres últimos años, ya que los mercados se calmaron y las firmas volvieron a prestarse entre ellas.


La multa

El Departamento de Justicia de Estados Unidos planteó aplicar una multa de US$ 14.000 millones por sus negocios inmobiliarios realizados entre 2005 y 2007, previo al estallido de la crisis de las hipotecas subprime, o hipotecas basura. La multa es “primera propuesta de acuerdo” que, asume Cryan, ha generado “mucha preocupación”.

“Pero desde el principio ha estado claro que no pagaremos esa suma”, afirmó el ejecutivo, quien confía en que las autoridades estadounidenses darán al Deutsche Bank el mismo “trato justo” que ha dado a los bancos de ese país con los que ha cerrado acuerdos. Sobre los planes para recortar 9.000 puestos de trabajo, 4.000 de ellos en Alemania, Cryan se limitó a señalar que se sigue el plan previsto.