“Nuestro principal objetivo es crear y dar soporte a programas que mejoren directamente la salud y el bienestar de los niños y sus familias”

Sandra Marcos, directora de la Asociación Casa Ronald McDonald Uruguay


Cinco años y dos casas cumple en el país la Asociación Casa Ronald McDonald. En el Hospital Pereira Rossell de Montevideo y en el Hospital de Tacuarembó, voluntarios y trabajadores de la asociación reciben, año a año, más de 3.500 familias para alojarlas y acompañarlas durante situaciones de salud adversas, de ellos o algún familiar. El éxito es tal que varios hospitales del país han manifestado interés en desarrollar proyectos en conjunto. La Asociación Casa Ronald McDonald apuesta a continuar ampliando su trabajo “para seguir ayudando a más niños y sus familias en todo el país”, dijo a Empresas & Negocios su directora, Sandra Marcos.

Por Federica Chiarino | @FedeChiarino

¿Cómo surgió la Asociación Casa Ronald McDonald en Uruguay?

La Asociación Casa Ronald McDonald de Uruguay comenzó su trabajo en el año 2012 con el propósito de ayudar a los niños que atraviesan una enfermedad severa y a sus familias, buscando mejorar su calidad de vida durante estas difíciles situaciones.

Es parte de la organización internacional Ronald McDonald HouseCharities, que tiene más de 40 años de trabajo y presencia en 66 países, y en nuestro país lleva adelante dos programas: la Casa Ronald McDonald del Hospital Pereira Rossell y la Casa Ronald McDonald del Hospital de Tacuarembó.

¿Qué servicios ofrece?

Ofrecemos un ‘hogar lejos del hogar’ para los padres y familiares de niños internados, pequeños en tratamiento médico y embarazadas de riesgo. En nuestras Casas Ronald las familias tienen todas sus necesidades cubiertas de manera gratuita, con las cuatro comidas, habitaciones, baños y duchas, cocina, sala multiuso, lavadero y áreas de esparcimiento. Además, cuentan con el apoyo incondicional de un equipo preparado especialmente para acompañarlos durante estas complejas situaciones y una cercanía inmejorable a sus hijos, ya que ambas casas se encuentran dentro de los predios de los dos hospitales.

¿Cuáles son sus principales objetivos?

Nuestro principal objetivo es crear y dar soporte a programas que mejoren directamente la salud y el bienestar de los niños y sus familias, buscando generar un impacto positivo en su calidad de vida. Nos enfocamos en las necesidades del niño y en el derecho que tiene de ser cuidado por sus padres durante su internación o tratamiento, y es por esto que en nuestras Casas Ronald nos esforzamos para brindarle a cada familia todas las comodidades, con un espacio donde puedan descansar, alimentarse  y recargar energías para cuidar de sus hijos en las mejores condiciones.

¿Cuál es el diferencial de Casa Ronald McDonald entre las asociaciones benéficas asociadas a la salud?

Nosotros buscamos complementar la labor del hospital, brindando un granito de arena con respecto a lo que queda fuera de la órbita médica, y es por esto que trabajamos en estrecha relación con ambos hospitales, apoyando a familias con niños que estén transitando cualquier tipo de patología severa.

Nos esforzamos por brindar un servicio de calidad, que a la vez que resuelva las necesidades básicas de las familias, sea un sostén para ellas, y ofrezca la contención emocional y el apoyo indispensable en ese momento difícil.

En estos cinco años de existencia de la asociación en el país, ¿cuáles han sido los principales logros alcanzados?

Entre nuestros principales logros se encuentra el haber consolidado a la Asociación Casa Ronald dentro del contexto de las organizaciones de nuestro país, porque si bien la organización a nivel mundial existe hace más de 40 años, en Uruguay comenzó a trabajar hace sólo cinco.

Destacamos el haber logrado desarrollar dos grandes proyectos, que son las Casas Ronald, en los que trabajamos articuladamente con dos hospitales referentes de nuestro país, apoyando a un número significativo de familias, más de 3.500 por año. Evaluamos como muy positivo el haber podido ampliar la ayuda que ofrecemos, incluyendo actividades de educación formal y no formal para niños y adultos.

¿Cómo evaluarían el éxito de ambas casas?

Desde que inauguramos nuestra Casa Ronald en el Hospital Pereira Rossell en el año 2013, el impacto sobrepasó nuestras expectativas y lo mismo sucedió con nuestra Casa en el Hospital de Tacuarembó, inaugurada en octubre de 2015, que tan sólo un año después incorporó su primera ampliación: la Sala Educativa para Niños y Adultos.

En esta Sala Educativa se reciben mensualmente más de 100 niños y adultos que se atienden en el Hospital de Tacuarembó o en los servicios de Salud de ASSE, donde comparten distintas actividades que incluyen talleres de apego y nutrición para los recién nacidos, educación en salud bucal, tejido, costura, manualidades, terapias de reflexología, clases de preparto, psicomotricidad y aula escolar, entre otros.

Hace poco, la Asociación Casa Ronald McDonald lanzó una campaña en la plataforma de Airbnb. ¿Cómo surgió esta iniciativa y en qué consiste?

La acción surgió gracias a una idea maravillosa del grupo de innovación The Electric Factory, y tiene dos objetivos principales: dar a conocer nuestras casas, e invitar a las personas a colaborar con nosotros a través de una forma novedosa de donar.

La consigna de la campaña es ‘La casa que no buscás, pero que alguien necesita’, e implica que todo aquel que ingrese en Airbnb encontrará publicadas nuestras Casas Ronald, y a través de una ‘Reserva Solidaria’ podrá ayudar a miles de familias en el momento que más lo necesitan.

Cuando la persona reserva un día en esta página, no está reservando su alojamiento sino que está realizando una donación a la Casa Ronald, donde el costo de cada día seleccionado será el monto final de la colaboración.

¿Qué proyectos a futuro tiene la Asociación Casa Ronald McDonald? ¿Está prevista la apertura de otra sede en el país?

Hemos recibido solicitudes para desarrollar proyectos en distintos hospitales de diversos puntos del país y nuestra idea es seguir creciendo. Luego del desarrollo de estos dos grandes proyectos, nuestro objetivo es seguir sosteniendo el trabajo que venimos haciendo con el mismo nivel de eficiencia y calidad, y en el futuro continuar ampliando nuestro trabajo para seguir ayudando a más niños y sus familias en todo el país.


Señas de identidad

Sandra Marcos tiene 48 años y es docente de profesión. Su vocación está orientada hacia su familia y el trabajo que realiza. Vive con sus esposo, Andy, y sus dos hijos: Michelle y Alan. En sus tiempos libres disfruta de cocinar y leer. “Si no está en tus manos cambiar una situación, siempre podrás escoger la actitud con que la afrontes”, es su frase de cabecera, del austríaco Viktor Frankl. Expresa una profunda admiración por cada uno de los voluntarios que, de manera anónima, brindan su apoyo para hacer de este mundo un lugar mejor.