Guerra comercial golpea a China, afecta ventas de Apple y derrumba los mercados

Acciones > La empresa de la manzana se desplomó 9,97%

La desaceleración económica que verifica el gigante asiático, debido en buena medida a las tensiones comerciales con Estados Unidos, hizo que Apple recortara sus proyecciones de ventas, lo que hizo caer sus acciones arrastrando al resto del mercado bursátil.

Estados Unidos comienza una guerra comercial contra China, lo que provoca la desaceleración de la economía asiática. Apple vende menos celulares, computadoras y tablets en China y corrige a la baja sus proyecciones de ventas, lo que provoca una caída de las acciones de la empresa de la manzana. Inevitablemente, eso provoca que Wall Street se desmorone.

Como un efecto dominó, el año 2019 arrancó movido en los mercados bursátiles debido a un informe de la empresa multinacional estadounidense donde presentó una revisión a la baja de sus expectativas de ingresos para el primer trimestre del año fiscal 2019. Entre las razones que llevaron a la corrección, la firma menciona las inesperadamente bajas ventas del iPhone y la desaceleración económica de China.

A través de una carta dirigida a los inversionistas, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, dijo que las nuevas estimaciones asumen una recaudación de US$ 84.000 millones, bastante por debajo de las primeras previsiones, que fluctuaban entre los US$ 89.000 millones y los US$ 93.000 millones.

“Aunque anticipábamos algunos retos en mercados emergentes clave, no fuimos capaces de ver la magnitud de la desaceleración económica, particularmente en China. La mayoría de nuestra rebaja en cuanto a ingresos previstos ha ocurrido en China con respecto al iPhone, Mac e iPad”, afirmó Cook, quien también culpó de los problemas a la fortaleza del dólar y a las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

Como era previsible, los mercados reaccionaron a la baja pues las noticias de Apple parecen demostrar que la desaceleración china es más importante de lo que se preveía inicialmente.

La situación es doblemente incómoda para la firma fundada por Steve Jobs tras la detención, en Canadá de una alta ejecutiva de su mayor rival comercial en China, Huawei. La firma de la manzana fabrica y vende buena parte de sus productos en el gigante asiático, y las disputas políticas y comerciales afectan el desempeño de empresas como Apple.

En declaraciones a la CNBC, Cook dijo que si bien los productos de Apple no han sido puestos en la mira del gobierno chino, sí es posible que los consumidores eviten comprar un iPhone, por ejemplo, por tratarse de una empresa estadounidense. “El mayor problema es la ralentización de la economía (china), y luego las tensiones comerciales que complican esto mucho más”, señaló.

Apple ha sufrido fuertes caídas en los mercados, y ha perdido su condición de empresa más valiosa del mundo en base a su capitalización bursátil, al ser superada por Microsoft y Amazon, pese a que estas firmas también tuvieron caídas en sus cotizaciones.

Ayer jueves las acciones de Apple cayeron prácticamente un 10% y afectó de forma importante a otros importantes de la industria como AMD (-9,45%) e Intel (-5,50%). En menor medida se sintió el impacto en otros gigantes como Amazon (-2,52%), Facebook (-2,9%), Microsoft (-3,68%) o Alphabet (-2,77%) también han contribuido al tono bajista del mercado.

Wall Street por su parte, cerró con fuertes pérdidas: el índice industrial Dow Jones se contrajo un 2,83%, el tecnológico Nasdaq un 2,48% y el S&P 500 bajó un 3,04%.

Las bolsas europeas también se vieron afectadas cerrando ayer jueves en terreno negativo.

Desaceleración china

De acuerdo a un indicador elaborado por la empresa Bloomberg Economics, la economía de China se habría desacelerado por séptimo mes consecutivo en diciembre debido a que la guerra comercial, la caída de la demanda interna y la desaceleración de la inflación de las fábricas frenaron el crecimiento.

El indicador que agrupa los primeros datos disponibles sobre las condiciones comerciales y la confianza del mercado, sugiere que la campaña de estímulo de Pekin y la tregua de la guerra comercial con Estados Unidos aún no han tenido mucho impacto en la trayectoria de crecimiento del país.

David Qu, economista de Bloomberg Economics, señaló que “la reciente fluctuación del mercado de materias primas puede socavar aún más la rentabilidad del sector manufacturero”.

Las autoridades chinas se han comprometido en reiteradas oportunidades en aplicar nuevas medidas de estímulo durante este año, lo que reafirma la preocupación del gobierno por el estancamiento de la economía.


Otros datos preocupantes

A nivel internacional, también se conocieron datos que encienden una señal de alerta para la economía estadounidense, y en consecuencia para el resto del planeta.

De acuerdo a un sondeo del Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM), la actividad manufacturera en Estados Unidos se desaceleró con fuerza a un mínimo de dos años en diciembre, en medio de una caída en los nuevos pedidos y la contratación en las fábricas, lo que podría generar más preocupaciones sobre cuán inmune es la economía del país a la desaceleración del crecimiento mundial.

El ISM dijo que su índice para la actividad fabril nacional se derrumbó 5,2 puntos a 54,1 en diciembre, la menor lectura desde noviembre de 2016. La caída fue la mayor desde octubre del 2008, cuando la economía se encontraba todavía en recesión. Una lectura sobre 50 indica una expansión en las manufacturas, que representan alrededor de un 12% del PIB estadounidense.

El ISM afirmó que la demanda se había debilitado. Advierte que si bien el consumo se mantiene fuerte, con la producción y el empleo aún en expansión, estaba “en niveles mucho más bajos comparados con períodos previos”.

Datos de esta semana mostraron que la actividad manufacturera se debilitó en gran parte de Europa y Asia en diciembre, con las manufacturas en China contrayéndose por primera vez en 19 meses.